Cuentos de un mundo descosido

Cuentos de cuya autoría soy culpable

Origen

El ser flotaba inmóvil en la oscuridad. Llevaba eones preparándose para ese momento aunque el concepto de tiempo en aquel mundo era algo muy difuso, casi inexistente…

Lo sentía. En su pequeñez sentía como el ser que crecía en sus entrañas pugnaba por salir.

Una tensión en su interior le decía que su hijo nacería pronto.

Un dolor cada vez más agudo la hacía estremecer. Lo había sentido desde el primer momento pero ahora era casi insoportable.

Su mente, sin embargo, soñaba con su futuro hijo. Sería inmenso, grandioso. Mucho más grande que ella.

Todos sus recuerdos se remitían a él. Era la razón de ser de su existencia. Crecía invadiendo cada rincón de su cuerpo, dificultando cada vez más su supervivencia.

Nunca lo vería nacer. Mucho menos lo vería crecer. Eso le producía un dejo de melancolía.

¿Cómo sería realmente? Sería grande, eso ya lo sabía, pero ignoraba cual sería su destino.

No tenía miedo- se dijo- Era un honor ser su madre…

¡Que gran mentira! Temblaba de miedo y emoción a partes iguales. ¿Sentiría él lo mismo?

No parecía. Sólo pujaba por salir sin mostrar la más mínima señal de conciencia o sentimientos.

Una oleada de dolor la distrajo de sus pensamientos. Faltaba poco. Su final se acercaba.

No… no podía ser insensible. Sin duda era muy pequeño: ya crecería y aprendería.

Ese pensamiento la asustó ¿Quién lo guiaría si ella no estaba?

Pero no había nadie a quién dañar. Eso la tranquilizó. Luego pensó que estaría solo y se puso triste.

No era como ella ¿o sí? Quizá le esperaba el mismo destino. No estaba en manos de ella elegir.

Ella había sido feliz- se dijo- Y más al saber de la existencia de él (¿o ella? Los pronombres significaban muy poco). Y ahora había llegado al fin de sus días. Junto con el comienzo para su hijo (¿O hija?). Miedo y satisfacción eran sus sensaciones más destacadas.

Se preguntó si debía darle nombre aunque nunca pudiese comunicárselo. Era su pequeña joya, después de todo.

Ese fue su último pensamiento. Una gigantesca explosión la borró y el nuevo ser comenzó a crecer vertiginosamente… Un nuevo universo había nacido.

Tsunami

Alexandra había despertado ese día asustada. La niña temía su llegada desde hacía semanas, y se lo había dicho a toda su familia hasta que ,a fuerza de golpes, la convencieron de las virtudes del silencio.

Se había dedicado a leer en la biblioteca, donde nadie la molestaba, pero lo que leyó no la tranquilizó en absoluto.

Allí encontró que el pueblo en que ella había nacido y del cual nunca había salido, había sido fundado hacía doce años, luego que una terrible catástrofe redujera a ruinas la zona dos años atrás. Además el pueblo anterior había estado a punto de desaparecer en otra catástrofe 12 años antes,seis años después de su fundación.

Siguió leyendo y notó que otra catástrofe había barrido la zona 7 años antes…,tres años luego de un comienzo de reconstrucción.

O sea que no había periodicidad clara…Pero volviendo a leer, notó que siempre el peligro venía del mar. Y aquel día sería el día de la inauguración del puerto. Del nuevo puerto.Todo el pueblo estaría allí, a la merced del mar, si algo llegaba a ocurrir…

Quiso advertir a los adultos del peligro, pero nadie la tomó en serio. El pronóstico meteorológico para el día de la inauguración era excelente: soleado y con el mar en calma. No había motivo para temer, y ciertamente no serían los temores de una niña los que los harían cambiar de opinión.

Su insistencia fue recibida con burlas y golpes y, finalmente, la niña se resignó al silencio. Por un momento especuló con irse ella sola del pueblo, pero luego se dijo que sería egoísta irse ella sola,sin su familia,y que, después de todo, podía estar equivocada al tener tanto miedo…

Finalmente llegó el día tan esperado. Todo el pueblo estaba reunido. La alcaldesa miraba con orgullo la obra terminada. No quedaba duda de que era grandiosa…A su lado revoloteaban los adulones de ocasión, pero también la gente que había trabajado arduamente para ver terminada esa obra, y que compartía su orgullo por lo conseguido…

Alexandra no miraba eso. Sus ojos oteaban el horizonte. El mar estaba inusualmente bajo, pero nadie le prestó atención a ese hecho, solo ella ,que vio despertar nuevamente sus temores…

Gritó tratando de llamar la atención, pero sus padres la hicieron callar rápidamente. La niña permaneció apartada, y en silencio, durante todo el acto, lejos de la algarabía general.

El acto transcurrió con normalidad, pero cuando ya estaba terminando y todos se preparaban para regresar a sus casas, una gigantesca ola apareció en el horizonte, y la niña supo que estaban perdidos.

La gente corría a su alrededor,aterrada, buscando alejarse de la costa , y varias veces Alexandra estuvo a punto de ser pisoteada por la multitud…pero ella no se movió. Sabía que ya era tarde…

tsunami

Casandra II (los repartidores de sueños)

floresdoradas

 

Un día llegaron al pueblo de Casandra los repartidores de sueños…

Ella se había vuelto desconfiada luego de lo sucedido en el pueblo, pero los sueños que repartían eran reales, y eran para todos.

Poco a poco volvió a creer…, aunque un oscuro presentimiento le dijera que era algo pasajero.

El pueblo que otrora había sido esquilmado en sus sueños, los recibía nuevamente a manos llenas.

Pero cuando todo parecía volver a la normalidad llegó él, y comenzó a robar nuevamente los sueños de a puchitos, con la excusa de que no era el momento para que soñaran o diciendo que no los merecían.

Casandra volvió a la decepción. Tal vez habían soñado por encima de sus posibilidades.

Casandra I (Los ladrones de sueños)

boreal

Todo comenzó lentamente. Venían de noche, sin que nadie se percatara y se robaban los sueños.

Nadie lo notó, salvo Casandra. Al día siguiente las personas afectadas lucían cansadas y agresivas…

Ella trató de advertirles pero nadie le creyó. La trataron de loca . Atribuyeron el mal humor a cuestiones personales y el cansancio a pereza.

Los afectados aumentaron, y ahora la indiferencia por el prójimo y la competitividad fueron los síntomas principales.

Ella trató de advertirles pero la acusaron de desperdiciar el tiempo en boberías.Estaban muy ocupados tratando de superarse unos a otros.

Al fin todos estuvieron afectados y fue entonces cuando ellos se mostraron. Llegaron un día y se apoderaron de todas las empresas y del gobierno.

Vendieron todo a compradores ignotos y destruyeron lo que no podían vender . Mientras tanto, le decían a la gente que estaban viviendo en prosperidad y la libertad.

Los compradores también se dedicaron a destruir lo recibido, y cuando no quedó nada por destruir se fueron.

Los recién llegados también se marcharon, prometiendo volver cuando “fueran mas eficientes” diciéndose por lo bajo que eso nunca ocurriría porque eran inviables.

Sólo Casandra los escuchó, pero esta vez no dijo nada. Ya no le importaba…

Tumba

FELICIA

Iris dejó las flores sobre la tumba en silencio. Ya oscurecía, pero no necesitaba ver con claridad para leer lo que la lápida tenía grabado. Había estado tantas veces allí, que ya se la sabía de memoria.

Meses atrás acudía todos los días a aquel lugar, primero a llorar, y luego, al borde mismo de la locura, a desarrollar un fingido diálogo que era más bien un monólogo, pero que en algunos días le pareció lo más cercano a la esperanza que podía existir.

La joven se incorporó lentamente. Sabía que ya no volvería a ese lugar. La idea no la impresionó mucho, se dijo que el lugar de los muertos era con los muertos y,que ella, por el momento,no tenía nada que hacer allí…

Emily la contemplaba en silencio a unos metros de distancia.No hizo ademán de acercarse. Simplemente, esperaba…

Finalmente, Iris pareció tomar una decisión. Sin mirar atrás, caminó hacía Emily, y juntas, abandonaron aquel sitio sin pronunciar palabra…

El regreso imposible: una trampa


 

Llegaron ayer…

Todo el pueblo salió a la calle a recibirlos, feliz ¡Habían vuelto! Después de tantos temores, esperas y llantos anticipados, su regreso borraba de un plumazo todo presentimiento de mal agüero que podríamos haber tenido…

O casi…yo estuve a punto de salir a la calle y unirme al festejo. Realmente quería hacerlo…

Pero entre los que volvían la vi a ella…y supe que todo era mentira.

Cerré la puerta con cadenas y corrí a refugiarme al sótano, pensando en que solo alguien muy tonto o muy cruel podía haber creído que yo caería en una trampa tan burda. Ella no volverá más.Nunca.

Tapándome los oídos para no oír el festejo que continuaba allá afuera, supe que igualmente estaba perdida. Todos habíamos caído en la trampa, y ya no había salida posible…

 

 

Si tan solo no la hubiese visto, hubiera podido ser feliz esta última noche.

Olvido: no te dejes llevar por la dulce oscuridad,no vayas a la tumba con las uñas intactas…

nuncameolvides
Los lucida eran una civilización sumamente próspera, y al parecer nada amenazaba su feliz existencia.
Habían celebrado sus primeros 400 años de existencia como civilización, y los festejos habían sido ciertamente espectaculares…
Pero días después del festejo comenzaron a notar algo raro. La gente mayor perdía la memoria poco a poco y con ella las capacidades más básicas de su vida cotidiana.
Con el tiempo quedaban incapacitados de hacer nada, y se dejaban estar, inmóviles hasta que llegaba la muerte, por lo general de sed.
Hubo una breve discusión acerca de los motivos de lo que ocurría, y se acordó que el aumento de la expectativa de vida había llegado a un límite ya infranqueable, por lo que sufrían los mayores era consecuencia inevitable de la vejez…
Habiendo llegado a esa simplista, pero tranquilizadora conclusión, solo restó discutir que hacían con los afectados. No siendo, al parecer, más que una decadencia natural sin riesgo de contagio,se decidió no hacer nada, salvo en los casos en que los viejos en estado confusional interrumpían el tránsito, o caían en su sopor final en plena calle. Para esos casos la policía actuaría sacándolos de la vista del público,llevándolos a sus casas si las tenían, y dejándolos en un lugar menos visible en caso contrario.
Pronto ese olvido de los ancianos fue considerado algo cotidiano y ya a nadie le importaba…
Pero un joven investigador,llamado Raúl, comenzó a sospechar que los ancianos no eran los únicos afectados. Años analizando expedientes y rastreando a pacientes de distintas edades llegó a una terrible conclusión: al parecer esa forma tan destructiva de amnesia afectaba cada vez a gente más joven, y si la progresión continuaba podía llegar a afectar a toda la población, incluso a los niños.
Algo se había escapado en los análisis tan optimistas de sus predecesores: o la enfermedad del olvido-porque al parecer lo era- era contagiosa, contra todo pronóstico o había un factor ambiental desconocido que se había generalizado en la población, porque la progresión era muy rápida para ser atribuible exclusivamente a causas genéticas…
La investigación de Raúl no llamó la atención de nadie. Todos preferían creer que el olvido terminal era que solo le ocurría a otros, y que ellos se salvarían , de un modo u otro.
Raúl intentó convencerlos de la gravedad de la situación, pero pronto aceptó que era inútil y se abocó a la solitaria tarea de desentrañar la etiología de la enfermedad, y si era posible, hallar una cura o al menos un paliativo.
No tuvo suerte. Él mismo contrajo la enfermedad. Muy pronto descubrió que olvidaba datos importantes de su propia investigación a pesar de tener todo registrado en sus archivos digitales, con sus correspondientes backups. Y es que olvidaba adónde tenía guardados los mismos…
Trató de luchar contra el olvido repitiendo mil veces lo que deseaba recordar, haciendo grabaciones con mecanismos de reproducción automática, pero entonces descubrió uno de los detalles más macabros del olvido: no sólo no recordaba tal o cual dato,es que sus recuerdos grabados, y repetidos una y otra vez, ya le eran ajenos, como pertenecientes a una persona que ya no era él.
Y a medida que el tiempo transcurría, sus propósitos del pasado le parecían extraños, como si cumpliera un guión preestablecido por un total desconocido…
Poco a poco fue dejando toda investigación, y todo intento por recordar, y se abandonó a una pasividad cada vez mayor.
Para ese entonces la civilización de los lucida ya estaba en plena decadencia: los niños lucida nacían con una total incapacidad de fijar recuerdos, y no parecía haber cura posible.
Recién entonces alguien se acordó de Raúl y de su investigación y fue a buscarlo , pero ya era tarde. Raúl no recordaba, ni deseaba recordar nada de su pasado, y echó a los visitantes de mala manera. Luego volvió a su pasividad ya habitual…
Finalmente ya no se levantó más, y cerró los ojos, para esperar la muerte.No era el único. Toda una civilización moría con él en ese momento…

El dorado amanecer

Silvina nació en un planeta que giraba en torno a una estrella moribunda, en una ciudad subterránea-porque la superficie del mismo era inhabitable ya- en la que reinaba más absoluta oscuridad. Sin embargo los más ancianos hablaban del “dorado amanecer”, lo describían con un sinfín de detalles, y ella creció escuchando entre azorada y esperanzada todas esas historias…

Siendo una niña más grande se animó a pedir más detalles a los relatores de tamaña maravilla, y no tardó en descubrir que ninguno de ellos había visto personalmente el fenómeno que describía. Simplemente se limitaban a repetir lo que sus padres y abuelos les habían contado cuando ellos mismos eran niños…

Eso hizo dudar a Silvina, pero su deseo de creer era más fuerte y buscó en antiguas tablillas escritas en Braille, algún indicio,aunque fuese débil, de la existencia de algo como lo que describían los ancianos…

Los años pasaron y siendo ya adolescente, llegó a la ciudad un hombre que rápidamente ganó fama de sabio entre todos y que parecía venir de muy lejos.

El hombre les explicó que el “dorado amanecer” que ellos añoraban estaba cercano y que debían prepararse para contemplarlo rezando y purificando sus almas con el agua sagrada que él les vendía…

Casi todos, Silvina incluida le creyeron y compraron el agua, y luego de rezar con fervor, se bañaron con ella siguiendo exactamente los procedimientos por él indicados , pero nada sucedió.

Cuando quisieron reclamar el anciano había desaparecido, junto con el dinero de todos, obviamente.

Hubo una sensación de humillación entre todos, pero rápidamente se dijeron que aunque el sujeto era un farsante eso no invalidaba al “dorado amanecer”…

Muchos años después llegó otro viajero, una joven mujer que decía que podía predecir cuándo llegaría el “dorado amanecer”, y que podía enseñarles sus cálculos, por un módico precio, que todos pagaron gustosamente.

La mujer les dijo entonces la fecha, que era dentro dos semanas, y todos se prepararon con gran alegría y esperanza para el ansiado día. En medio del entusiasmo,nadie observó la silenciosa huida de la mujer, nadie, salvo Silvina, que se estaba volviendo desconfiada y la vigilaba en silencio.

Fue inútil, no pudo impedir su huida,y cuando avisó a los demás de la misma, nadie le prestó atención.

Solo cuando la fecha pasó sin pena ni gloria, todos reconocieron que habían sido estafados. Pero seguían esperando el verdadero “dorado amanecer”…

Silvina envejeció, y vio a pasar a nuevos estafadores por la ciudad, pero ya no le importaba. Había dejado de creer en amaneceres, dorados o no, y ya no esperaba nada…

Cuentos para recordar: pedacitos (II)

Android-Sad

El gigante los venció fácilmente. Para que no resucitaran los cortó en pedacitos y dispersó los pedacitos por varios puntos del planeta.
Luego se fue a descansar. Sentado sobre una roca tocaba una melodía en la flauta mientras se decía que al fin tendría paz.
Pero un rumor sordo lo distrajo. Buscó la causa durante unos minutos y cuando la descubrió se quedó helado.
Los pedacitos se buscaban, se llamaban, y lentamente se encontraban y se iban reuniendo. Con el tiempo, ellos volverían a armarse y todos los esfuerzos del gigante habrían sido en vano.
El gigante corrió y gritó y fue dispersando una y otra vez a los pedacitos, hasta caer agotado.
Era inútil, los pedacitos se reunían una y otra vez, con la certeza de que los esfuerzos del gigantes serían vanos, y que llegaría el día en que los pedacitos estarían todos reunidos. Ese sería el día de su triunfo…

Cuentos para recordar: Pedacitos

Tux triste

En aquel planeta todas las profesiones del mundo tenían su versión del origen del mundo, hetorodoxa cada una de ellas con respecto a la otra.
Así los arquitectos lo veían como un gigantesco proyecto, obra de un magno arquitecto y los ingenieros como una práctica solución habitacional ideada por un excelso ingeniero.
Los orfebres lo veían como una joya  creada  por un joyero celestial, los músicos lo veían surgido de una melodía primordial, y los poetas como el más grande poema jamás compuesto.
Más prosaicos, los albañiles imaginaban su lenta y trabajosa construcción ladrillo por ladrillo.
Los alfareros lo creían hecho de barro estelar y los cocineros de mazapán.
Para los escritores estaba hecho de palabras jamás escritas, para los actores era una obra de teatro.
Para los soñadores era el sueño de un dios dormilón y distraído.
Pero quizá quien más cerca estaba de la verdad era un hombre que iba por el mundo contándoles a todos que el mundo estaba hecho de pedacitos de otros universos, de sueños ajenos y esperanzas prestadas…

Vendo mi cuerpo por ser delgad@

Lo que siempre deseaste conocer sobre medicina y nutrición

elpaisquerido

Una visión kirchnerista de la realidad nacional

SUMANDO MOMENTOS

Cuentos y Relatos

Geeks & Linux Atelier!

El Taller de GNU/Linux..., pero Chileno!

ScyKness

Biología, más que una ciencia.

Cristina, Buenos Aires

INICIATIVA POR BUENOS AIRES

Ssociólogos | Blog de Actualidad y Sociología

Blog de Actualidad y Sociología

Sudakia

(Sudakia es el camino)

Lo que ahora mismo pienso

"La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía." José Martí

laqk

Opiniones políticas. El blog de Alejandro Quijano - @AlejandroQuija

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

Informático de Guardia

Vivencias de un informático metido a profesor

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Sietesoles: Música y Literatura

Cuentos, canciones, y lo que tenga a bien producir mi cabeza.

Rey de reyes -Tigran el grande

La Causa Armenia y toda la que luche por su reconocimiento ,como los Derechos Humanos son BANDERAS DE REY DE REYES

EL FLAGELO DE LO CORRECTO

...de lo politicamente correcto

La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

Un día más en la dimensión descosida

¿Eres feliz? Computadora dice que es obligatorio ser feliz No ser feliz es traicion. La traicion se castiga con la muerte. ¿Eres feliz?

matreros1928

Just another WordPress.com site

El Sudaca Renegau

REBELION-CULTURA LIBRE-STREET ART-TEORIA SOCIAL-FOTOGRAFÍA-MUSICA

NO SOY LO QUE DEBERIA, el blog de Nilda

-el ser, el tiempo, las palabras ¿acaso hay otra cosa?

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.