Cuentos de un mundo descosido

Cuentos de cuya autoría soy culpable

Asesina

Mónica había cometido un asesinato. Tan simple y tan terrible como eso. Y lo más irónico fue que nadie sospechó siquiera de que lo hubiese hecho.
Había visto a esa anciana numerosas veces. Debía pasar por frente de su casa para ir a la propia. Era odiosa y trataba a su familia como si fuesen esclavos suyos.La gente solía disculparla por su avanzada edad, pero para Mónica sus actitudes eran hijas de una maldad intrínseca.
Mónica había cruzado palabras con ella lo suficiente para saber que dividía el mundo en vagos y no vagos,y que por un motivo indescifrable se colocaba a sí misma en la segunda categoría.
Nunca supo porqué tomó la determinación ese día, ni si realmente esperaba matarla. Después de todo había muchas chances de que un método tan ineficaz fallara, y que todo quedara en un simple susto.
La casa tenía rejas altas pero el portón estaba abierto. Curioso descuido, hijo del aturdimiento de la familia que corría de aquí para allá en busca de la mermelada correcta, el té de la marca adecuada, de que los huevos se cocieran exactamente 3 minutos y un cuarto , y de la posición precisa de las almohadas en la cama. Tanta atención en minucias hacía que descuidasen lo esencial.
No había cámaras de seguridad y por una combinación de circunstancias azarosas nadie la vió entrar. Mónica había tomado la precaución de ponerse guantes, de los que se usan para teñir el pelo.
Fue hasta donde estaba la manguera y la conectó. Luego llevó la manguera a la ventana de la habitación de la vieja y dejó que el agua entrara lentamente en la habitación. Nada más.
Sabía que por el desnivel de la habitación y la presencia de un tabique relativamente alto, el agua tardaría en escurrir hacia afuera de la habitación.
Se fue en silencio. Nadie la vió irse. Al llegar a su casa, se tiñó el pelo y tiró los guantes con el envase vacío a la basura.
Al día siguiente al ver que la anciana no empezaba con sus quejas y órdenes habituales, sus hijos fueron a su habitación. Les llamó la atención el agua que escurría por debajo de la puerta y decidieron entrar. La hallaron en el piso, muerta.
Tontamente, recogieron la manguera y la devolvieron a su sitio y casi comienzan a sacar el agua de la habitación cuando alguien mencionó que había que buscar un médico y avisar a la policía.
La policía llegó y tras algunos reproches por alterar la evidencia se dedicó a buscar huellas digitales y demás indicios de lo que parecía una broma que había salido mal.
El médico se negó a firmar el certificado de defunción mientras hubiese una investigación en curso y se fue.
La verdad fue que nadie pensó en Mónica como una posible sospechosa. Tenía 16 años, su familia era de clase media acomodada, y era una alumna ejemplar que jamás se había metido en problemas de ningún tipo.
Un detective al estilo de Sherlock Holmes se habría hecho algunas preguntas:
¿por qué había llegado la noche anterior a su casa un poco más tarde de lo habitual? ¿ por qué tenía un libro sobre muertes extrañas en su biblioteca? ¿por qué había decidido teñirse el pelo ese día y de noche? Sobre esto último podía alegar que ya comenzaban a notársele las raíces y que se teñía a cualquier hora, pero resultaba muy inoportuno como detalle.
Ese mismo detective hubiese descubierto que ella había discutido fuertemente con la anciana en un par de ocasiones, si bien era cierto que habían pasado varios meses de esos altercados.
La policía no hizo esas preguntas. Más bien sospechó de la familia, y luego de ver que eso los conducía a callejones sin salida, optaron por dirigir sus sospechas hacia “Manteca” un jovencito de mala reputación que le tenía conocida inquina a la vieja (el sentimiento era mutuo).
Por mera portación de antecedentes, junto con declaraciones de testigos que se habían presentado voluntariamente al saber de su detención, y creían, aunque no estaban seguros, haberlo visto en las cercanías de la casa de la señora, el joven fue detenido y sufrió un verdadero calvario judicial durante dos años, hasta que fue liberado por falta de pruebas.
Todos lo consideraban un asesino y debió mudarse a otra ciudad para poder vivir en paz.
Mientras tanto Mónica terminó la secundaria y se fue a la universidad, sin ser molestada jamás por ninguna averiguación.
A veces se preguntaba como era posible que nadie pensase siquiera que ella podía responsable de una muerte. Pero no cometió el error de comunicar sus pensamientos a nadie.
No sentía culpa alguna ni por la muerte de la anciana, ni por el sufrimiento de ninguno de los involucrados. Solo una íntima satisfacción al saber que había cometido el crimen perfecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Vendo mi cuerpo por ser delgad@

Lo que siempre deseaste conocer sobre medicina y nutrición

elpaisquerido

Una visión kirchnerista de la realidad nacional

SUMANDO MOMENTOS

Cuentos y Relatos

Geeks & Linux Atelier!

El Taller de GNU/Linux..., pero Chileno!

ScyKness

Biología, más que una ciencia.

Cristina, Buenos Aires

INICIATIVA POR BUENOS AIRES

Ssociólogos | Blog de Actualidad y Sociología

Blog de Actualidad y Sociología

Sudakia

(Sudakia es el camino)

Lo que ahora mismo pienso

"La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía." José Martí

laqk

Opiniones políticas. El blog de Alejandro Quijano - @AlejandroQuija

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

Informático de Guardia

Vivencias de un informático metido a profesor

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Sietesoles: Música y Literatura

Cuentos, canciones, y lo que tenga a bien producir mi cabeza.

Rey de reyes -Tigran el grande

La Causa Armenia y toda la que luche por su reconocimiento ,como los Derechos Humanos son BANDERAS DE REY DE REYES

EL FLAGELO DE LO CORRECTO

...de lo politicamente correcto

La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

Un día más en la dimensión descosida

¿Eres feliz? Computadora dice que es obligatorio ser feliz No ser feliz es traicion. La traicion se castiga con la muerte. ¿Eres feliz?

matreros1928

Just another WordPress.com site

El Sudaca Renegau

REBELION-CULTURA LIBRE-STREET ART-TEORIA SOCIAL-FOTOGRAFÍA-MUSICA

NO SOY LO QUE DEBERIA, el blog de Nilda

-el ser, el tiempo, las palabras ¿acaso hay otra cosa?

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: