Cuentos de un mundo descosido

Cuentos de cuya autoría soy culpable

Los cinco: 1ª parte

Víctor Bradbury miraba con curiosidad al joven que tenía enfrente. Christian Hughes era el embajador de la Confederación en la Ciudad. Era también el hijo de un ciudadano de la Nación, el hijo de un condenado a muerte que los “brigth” habían salvado…

 

¿Cómo está su padre?― preguntó con ironía.

 

Christian respondió en el mismo tono:

 

Está vivo, a diferencia de los demás “brigth”

 

Claro, claro, fue muy astuto al irse. Y tuvo mucha suerte de que la Confederación sea tan generosa con nuestros delincuentes.

 

Christian frunció el ceño, pero no dijo nada. Víctor continuó hablando:

 

Lo que quisiera saber es quién lo envió: si fue Ariel o Irene, y porqué.

 

Se nota que no los conoce. Trabajan juntos siempre. Y en cuanto al porqué, usted es el nieto de Richard y él siempre fue un interlocutor razonable para la Confederación.

 

Víctor se rió:

 

Mi abuelo fue muchas cosas que yo no soy. No tengo el poder que solía tener él. Donald Kormann oye mis recomendaciones técnicas y pone a la gente que yo elijo, pero nada más. Y el Papa me odia porque rechacé a su ahijado para un puesto.

 

Pero tiene influencia suficiente como para lograr que Donald lo escuche.

 

¿Que ganaría con eso?

 

La colaboración de nuestros científicos, a la que la Ciudad renunció hace años por considerar que era autosuficiente.

 

Créame : ningún científico de la Confederación soportaría el grado de vigilancia que sufren nuestros científicos. Me paso una parte importante de mi tiempo presionando al Departamento de Moral y Buena Conducta para que deje en paz a mis mejores alumnas.

 

Christian se permitió una sonrisa.

 

Su fama lo precede, señor.

 

La suya también. Usted sólo es tolerado por ser extranjero.

 

No estaré mucho tiempo en la Ciudad. Esta es mi última misión. Lo cierto es que los cinco son inocentes y por ello es que reclamamos su liberación. Kormann podría indultarlos fácilmente. Dijo Christian, con gesto preocupado.

 

Víctor meneó la cabeza dubitativo:

 

La inocencia es algo relativo. En la Confederación ,usted es un ciudadano común, aquí un peligroso inmoral con privilegios diplomáticos. Yo mismo soy mal visto aunque no llego a ser considerado delincuente. Sería el colmo, debo decir.

 

No tienen pruebas en contra de ellos.

 

Hay testimonios en contra, y eso basta.

 

Se contradicen entre sí. No deberían tener validez.

 

Lo sé Suspiró Víctor , desalentado Es demasiado alevoso.

 

¿Hablará con Donald? Se esperanzó Chris.

 

No será gratis. Y no prometo nada.

 

Diga su precio.

 

La ayuda de Irene Cruz. Es la mejor científica de su país, y actualmente, del mundo.

 

Ella no vendrá a la Ciudad. La Confederación la necesita y no la arriesgaremos.

 

Ya lo sé. Pero no necesita venir personalmente para trabajar conmigo.

 

Eso es factible. Se lo propondré.

 

Le aviso que hay poco tiempo. Donald va a apresurar la ejecución de los cinco.

 

Lo tendré en cuenta.

 

Christian estrechó la mano de Víctor y se fue. Víctor se bebió una copa de vino con aire de complacencia. Estaba seguro de que conseguiría lo pedido, y a cambio de muy poco.

 

Debía, eso sí, hablar con Nadia. Su ayuda sería fundamental…

 

Christian era más pesimista. La promesa conseguida era muy débil…De todos modos debía avisar a Irene. Así lo hizo. Se comunicó con ella y le explicó lo pedido por Víctor.

 

No es demasiado Comentó Irene — es un pedido razonable. Además será un honor trabajar con el nieto de Bradbury.

 

Siempre que no quiera conquistarte—.Señaló el joven.

 

Tendría más éxito contigo, Chris.

 

Es verdad — rió Christian— Aunque creo que llegaría tarde…

 

Irene esperó que terminara la frase. El joven se puso colorado y cambió rápidamente de tema diciendo que se comunicaría con Víctor para darle la noticia.Irene, por su parte, fingió no darse cuenta.

 

Hazlo. Recuerda que si cumple la promesa el siguiente paso será convencer a Donald. Eso será más difícil, aunque Bradbury interceda en nuestro favor.

 

Lo sé. Pero es nuestra última oportunidad. Él puede indultarlos.

 

Ciertamente. Por cierto ¿Quieres hablar con Ariel? Acaba de llegar.

 

El sonrojo de Chris se hizo más notorio:

 

Será en otra ocasión. Debo hablar con Bradbury.

 

Como prefieras.

 

El joven cortó la comunicación. Luego murmuró:

 

Soy un tonto.

 

Irene comentó entre risas a su hermano:

 

¡Pobre muchacho! Últimamente lo pones nervioso.

 

Sí — Comentó Ariel con tono distraído, lo que divirtió aún más a Irene.

 

Anuncios

4 comentarios

  1. Otros capítulos se escriben. Y pienso. ¿Todo amor será político?

    Me gusta

    • No sabría decirle.

      Me gusta

      • Puf… Si me trata de Ud. me avejenta. 😉

        Me gusta

      • I’m sorry. Soy un poco formal, a veces.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Vendo mi cuerpo por ser delgad@

Lo que siempre deseaste conocer sobre medicina y nutrición

elpaisquerido

Una visión kirchnerista de la realidad nacional

SUMANDO MOMENTOS

Cuentos y Relatos

Geeks & Linux Atelier!

El Taller de GNU/Linux..., pero Chileno!

ScyKness

Biología, más que una ciencia.

Cristina, Buenos Aires

INICIATIVA POR BUENOS AIRES

Ssociólogos | Blog de Actualidad y Sociología

Blog de Actualidad y Sociología

Sudakia

(Sudakia es el camino)

Lo que ahora mismo pienso

"La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía." José Martí

laqk

Opiniones políticas. El blog de Alejandro Quijano - @AlejandroQuija

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

Informático de Guardia

Vivencias de un informático metido a profesor

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Sietesoles: Música y Literatura

Cuentos, canciones, y lo que tenga a bien producir mi cabeza.

Rey de reyes -Tigran el grande

La Causa Armenia y toda la que luche por su reconocimiento ,como los Derechos Humanos son BANDERAS DE REY DE REYES

EL FLAGELO DE LO CORRECTO

...de lo politicamente correcto

La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

Un día más en la dimensión descosida

¿Eres feliz? Computadora dice que es obligatorio ser feliz No ser feliz es traicion. La traicion se castiga con la muerte. ¿Eres feliz?

matreros1928

Just another WordPress.com site

El Sudaca Renegau

REBELION-CULTURA LIBRE-STREET ART-TEORIA SOCIAL-FOTOGRAFÍA-MUSICA

NO SOY LO QUE DEBERIA, el blog de Nilda

-el ser, el tiempo, las palabras ¿acaso hay otra cosa?

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: