Cuentos de un mundo descosido

Cuentos de cuya autoría soy culpable

La isla quiere ser parte de la confederación: 2ª parte

En la Confederación, Eva se comunicó con su ministra de defensa, Nilda Páez:

 

Prepare a la tropas. Tal vez haya que enviar preventivamente unidades para proteger a nuestros conciudadanos en la isla.

 

Nilda asintió.

 

Poco después la noticia de que la Confederación enviaría tropas se había expandido por las redes sociales. La propia presidenta lo había publicado en sus cuentas.

 

El día se ha puesto peor— se dijo George.

 

No quedaba más que confiar en los buenos oficios de Richard.

 

En la isla la noticia llenó de júbilo a la gente. Laura trató de disfrazar su enojo, pero no pudo. Toda la audiencia de Sólo Noticias oyó sus gritos, hasta que, desde estudios centrales, la sacaron del aire pretextando problemas técnicos.

 

Deberías haberla oído — se rió Pedro—.Fue muy cómico.

 

De hecho la oí, unos segundos. Luego cambié de canal—.Fue la respuesta de Eduardo.

 

¿Crees que realmente envíen tropas?— preguntó Pedro.

 

No lo creo. Parece más bien una forma de presionar a la Nación. Por cierto, ¿Cómo lo tomó la gente de la isla?

 

Están muy contentos con la noticia. Supongo que lo ven como un paso hacia la anexión.

 

Recuerda que si la situación se pone peligrosa, debes irte. Raúl puede reemplazarte.

 

Lo sé, querido. Pero no quiero perderme la primicia.

 

Sólo ten cuidado, mi vida¿sí?

 

Lo tendré, mi amor, no te preocupes. Saluda a Victoria de mi parte. Dile que le tengo un regalo.

 

Pobre niña—dijo Eduardo con tono irónico.

 

Antes que prejuzgues, te adelanto que se lo envía Elizabet.

 

Ah, entonces será un buen regalo, no como los tuyos.

 

También te llevaré uno de esos jaboncitos de hotel que tanto te gustandijo Pedro entre risas.

 

Odio esos jabones y lo sabes— Fue la respuesta . Luego agregó, cambiando de tono:

 

Te extraño…

 

Yo también.

 

En ese momento, Laura irrumpió y trató de hablar con Pedro. Como este seguía hablando con su esposo, ella le sacó el celular y dirigiéndose a Eduardo le dijo:

 

Está ocupado Y cortó.

 

Pedro la miró enojado. Ella le devolvió el celular y le dijo:

 

¿Sabes si es cierto que enviarán tropas de la Confederación? Tú debes saberlo.

 

Sé lo mismo que tú, Laura— Respondió él, aún de mal humor—. Sólo ha habido anuncios. Nada concreto por ahora.

 

Eres un periodista oficial. Deberías estar mejor informado.

 

Soy periodista, no miembro del servicio secreto. No exageres. Y ten un poco de paciencia, por una vez en la vida.

 

Laura no respondió. Tenían largas horas por delante en la isla. Y mucha incertidumbre.

 

En su despacho Eva observaba la imagen de Richard Bradbury a través del videoteléfono. Ciertamente era la última persona que esperaba oír en esas circunstancias.

 

George debe estar muy desesperado si recurre a usted.

 

Lo está . Pero afortunadamente creo que podemos llegar a un arreglo pacífico para ambas partes.

 

Lo escucho.

 

Es muy simple. La isla a cambio de dinero para la Ciudad. Dejaré que usted ponga la suma.

 

Eva Russo lo miró, sorprendida. Luego se rió:

 

¿Va a venderme la isla?¿Con qué autoridad?

 

El presidente me ha autorizado y el congreso lo aprobará.

 

¿Habla en serio?

 

No soy bueno haciendo bromas.

 

Eva asintió, todavía sin poder creerlo.

 

¿Lo hace por la Ciudad o por la Nación?

 

La Ciudad es el futuro de la Nación , pero también el de la humanidad.

 

Lo sé. No los habría ayudado si no pensara eso.

 

No soy su enemigo, Eva. Eso quiero dejarlo en claro.

 

Eva sonrió:

 

Nunca lo consideré un enemigo, señor Bradbury. Ni a usted, ni mucho menos a Sagan. Dígaselo , por favor.

 

Esta vez fue Richard, quién se rió:

 

Creo que él siempre lo supo…

 

Ella asintió:

 

En cuanto a la suma a pagar, le enviaré un mensaje con un número y usted me dirá que opina.

 

Richard esperó. Luego miró el número en cuestión y su sonrisa fue indisimulable.

 

Nunca podremos agradecerle lo suficiente, señora Russo, ni yo ni Sagan. La humanidad está en deuda con usted.

 

Todos estamos en deuda con Sagan, y le aseguro que ningún dinero puede pagar eso. Supongo que tendrá que hablar con Hamilton.

 

Richard asintió:

 

Debo avisarle lo acordado. Pero me dio libertad de acción. Y no tiene muchas opciones…

 

Entendido. Esperaré su respuesta, entonces.

 

Richard cortó la comunicación. Ya casi lo había logrado . Ahora debía convencer al presidente.

 

George no estaba de buen humor cuando lo recibió por segunda vez en su despacho. La cifra no lo impresionó demasiado.

 

Podías haber pedido más.

 

Es un buen precio por una isla inútil y molesta.

 

Siempre se puede pedir más.

 

Se quedaría sin nada. Eva iría a la guerra y todos saldríamos perjudicados.

 

Ganaríamos.

 

Gastaríamos una fortuna por un premio que no queremos.

 

¡Yo quiero la isla!

 

¿Para abandonarlos a su suerte con cada terremoto?

 

Hice lo razonable. No se puede malcriar a la gente con la excusa de que hubo una catástrofe.

 

Pero Eva está a dispuesta a hacer más por ellos. Y no importa si es bueno o malo. La gente ya eligió. La prefieren a ella.

 

Pura demagogia.

 

¿Cambia algo eso?

 

Hamilton lo miró con ira.

 

Al menos Eva está enferma. Podría esperar y librarme del problema con su muerte.

 

Siempre y cuándo soporte pagar una guerra mientras tanto. No será gratis, ni barata.

 

Usted tampoco lo es.

 

Pero lo valgo. La pregunta es ¿la isla vale para usted una guerra?

 

El presidente permaneció unos segundos en silencio. Luego respondió:

 

Claro que no. Por eso la había dejado en manos de la Señora. Ese idiota de Ulises lo arruinó todo. Pero ya es tarde para llorar. Supongo que deberé aceptar tu arreglo.

 

Sería lo más razonable.

 

No eres tú el que tendrá que llamar a legislador por legislador para explicarles que tienen que ser razonables.

 

Richard sonrió, divertido:

 

Todos tenemos diferentes funciones. Esa es la suya, supongo.

 

No precisamente. Llamaré a Walter, él se encargará de los diputados. Para eso es el jefe del bloque. Y también a Michelle, ella se encargará de los senadores.

 

Buena suerte.

 

Gracias. La necesitaré.

 

Richard se retiró en silencio. Luego se comunicó el Eva y brevemente le avisó del éxito de su misión. Ella lo felicitó y le dijo que estaría a la espera de lo que dijera el congreso de La Nación.

 

Tal como Richard había previsto, el congreso aprobó rápidamente la cesión de soberanía. Ronald Cox se llamó a silencio, y esa fue la señal para que los demás medios de comunicación hicieran lo mismo.

 

En la Confederación, hubo voces discordantes. Algunos alababan la decisión de la presidenta y otra se quejaban del despilfarro que significaba la adquisición de la isla.

 

Magdalena fue una de las más virulentas en su crítica. Habló de dejar morir niños de hambre para pagar una isla que seguro, se dijo, serviría para mansión de Eva. Poco importaba que esa fuera una calumnia sin sustento. No faltó el que la creyó y repitió esa versión durante años.

 

Los festejos en la isla ,en cambio, fueron estruendosos. Tanto que Eduardo García, que al principio rechazaba la idea, terminó defendiéndola. Si significaba que miles de personas dejarían de ser parias para pasar a ser ciudadanos, no podía ser tan mala noticia…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Vendo mi cuerpo por ser delgad@

Lo que siempre deseaste conocer sobre medicina y nutrición

elpaisquerido

Una visión kirchnerista de la realidad nacional

SUMANDO MOMENTOS

Cuentos y Relatos

Geeks & Linux Atelier!

El Taller de GNU/Linux..., pero Chileno!

ScyKness

Biología, más que una ciencia.

Cristina, Buenos Aires

INICIATIVA POR BUENOS AIRES

Ssociólogos | Blog de Actualidad y Sociología

Blog de Actualidad y Sociología

Sudakia

(Sudakia es el camino)

Lo que ahora mismo pienso

"La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía." José Martí

laqk

Opiniones políticas. El blog de Alejandro Quijano - @AlejandroQuija

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

Informático de Guardia

Vivencias de un informático metido a profesor

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Sietesoles: Música y Literatura

Cuentos, canciones, y lo que tenga a bien producir mi cabeza.

Rey de reyes -Tigran el grande

La Causa Armenia y toda la que luche por su reconocimiento ,como los Derechos Humanos son BANDERAS DE REY DE REYES

EL FLAGELO DE LO CORRECTO

...de lo politicamente correcto

La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

Un día más en la dimensión descosida

¿Eres feliz? Computadora dice que es obligatorio ser feliz No ser feliz es traicion. La traicion se castiga con la muerte. ¿Eres feliz?

matreros1928

Just another WordPress.com site

El Sudaca Renegau

REBELION-CULTURA LIBRE-STREET ART-TEORIA SOCIAL-FOTOGRAFÍA-MUSICA

NO SOY LO QUE DEBERIA, el blog de Nilda

-el ser, el tiempo, las palabras ¿acaso hay otra cosa?

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: