Cuentos de un mundo descosido

Cuentos de cuya autoría soy culpable

Secuestro: 2ªparte

Esa noche, Eva se encontraba en su dormitorio junto a Manuel. Recostada contra su pecho le relataba lo sucedido durante el día.

Las protestas seguirán comentó ella no queda otra opción que contestarles en las calles.

Manuel acarició su pelo suavemente, ella continuó hablando:

Pero no quisiera que hubiera más violencia ¿Sabes? Martín Castro ha dicho que soy una irresponsable si no envío al ejército a reprimir, como si el ejército estuviera para esas cosas.

Lo sé. Pero era de esperarse. Si le hicieras caso te acusaría de agravar el problema con más violencia.

Insistiré con el plebiscito. Tal vez eso los divida. Si creen que son mayoría…

Manuel no contestó. Comenzó a besarla, y a desvestirla lentamente. En eso sonó el videoteléfono

Eva maldijo y se levantó para atender. Manuel permaneció en silencio, escuchando.

Era la ministra de Defensa, Nilda Páez. Al parecer una división del ejército se había pronunciado en contra de la nueva Constitución, y tanto Ezequiel como Vilma se habían dirigido allí para arengarlos. Se habían acuartelado y exigían la inmediata presencia de Eva Russo y Manuel Ramírez. No hablarían con nadie más.

Nilda le pidió instrucciones.

Iremos para allá fue la respuesta de Eva . Mientras tanto, rodeen el lugar, no dejen que nadie entre ni salga.

No se lo aconsejo. Podrían querer tomarlos de rehenes.

Si no vamos dirán que no tenemos voluntad de diálogo, por no hablar de que quedaremos como cobardes.

No podemos arriesgarla, señora presidenta.

No parece que hayan muchas opciones.

Deja que vaya yo solo, es muy peligroso Intervino Manuel.

Eva lo miró con severidad:

Ahora la presidenta soy yo, debo ir. No puedes protegerme siempre.

Lo sé. Está bien. Iremos juntos…

Ya sabe que hacer le dijo Eva a Nilda Proceda.

Entendido.

Tras cortar la comunicación Eva y Manuel se miraron por un momento. Luego comenzaron a prepararse para el viaje.

Unas horas más tarde se encontraban frente a frente con Ezequiel Estrada, Vilma Meyer, y varios militares.

¿Y bien? ¿Qué es lo que quieren?

Ya lo sabe. La completa derogación de la actual constitución.

Eva denegó con la cabeza.

Eso no es posible. Lo único que puedo ofrecerles es un plebiscito. Con todas las garantías de una elección nacional, incluidos observadores internacionales.

Vilma protestó:

Tiene comprados los votos de los pobres. No sería limpio ni justo.

Es vergonzoso oír a una comunista hablar con tanto desprecio de los votos de los más humildes Intervino Manuel.

Vilma se rió:

No, no, lo vergonzoso es usar así a los más débiles.

El voto es secreto. Nada les impide votarlos a ustedes si lo desean.

Ustedes los engañan …

¿No se le ha ocurrido pensar que nos votan porque creen que somos la mejor opción?

Eso sería en una verdadera democracia. Esto es una dictadura dijo Estrada la dictadura de lo peor de la sociedad.

¡ Basta! — gritó uno de los militares— No los llamamos para que se pongan a pelearse entre ustedes. Queremos que deje la constitución vieja.

¿Por qué? — Preguntó Eva.

Porque la nueva constitución no representa nuestros verdaderos valores.

¿Y una constitución del siglo pasado,sí? La constitución fue debatida en foros, todos pudieron participar. No podría haber sido más democrática, ni más representativa de nuestra sociedad— dijo Eva.

El militar insistió:

No responde a los valores cristianos.

Responde a valores morales más amplios…

¡Eso es inmoral!

Deje que la gente decida —lo retó Eva.

¡Cállese! ¿Sabe que podríamos matarlos sin dudar?

Sólo perderían toda capacidad de negociación— Señaló Eva, muy tranquila.

El militar de más alto rango hizo una señal y un par de soldados empujaron a Manuel y a Eva hasta una oficina y los dejaron encerrados allí.

Eva suspiró resignada. Iba a hacer un comentario irónico cuando observó que Manuel lucía pálido y transpiraba profusamente.

¿estás bien? ¿qué te sucede?

me duele el pecho…

¡Manuel!

Eva gritó pidiendo auxilio. Finalmente acudieron. Les bastó un vistazo a Manuel para entender la gravedad del asunto. Se llamó a un médico y pronto se lo trasladó a otro sector del lugar. Eva quedó sola , porque no la dejaron acompañarlo.

Pasó varias horas sin saber que había pasado.

Mientras tanto, los periodistas se agolpaban en las cercanías sin obtener respuesta alguna.

Nilda trataba de comunicarse con los sublevados, pero estos no les respondían y tampoco lograba comunicarse con Eva.

Finalmente,el jefe de la división dio un comunicado diciendo que Eva y Manuel estaban bien, pero que no los liberaría si no aceptaban derogar la constitución.

Por supuesto, Nilda les contestó que no podía cumplir su petición.

El Congreso se reunió de urgencia para condenar la actitud de los militares y de Ezequiel y Vilma.

El jefe del Estado Mayor del Ejército reiteró su lealtad al gobierno y a la nueva Constitución .

Gigantescas manifestaciones en varias ciudades del país exigían la liberación de Eva y Manuel …

Mario Castellano reapareció para ofrecerse como mediador. Con aire pomposo se reunió con el vicepresidente Tomás Moreno.

Eva es muy obstinada. Espero que usted sea más razonable.

Mi postura es la misma que la de la presidenta. La Constitución no se deroga sin un plebiscito.

La moral no puede someterse a votación.

No se trata de La Moral, sino de una constitución. Y sí puede votarse.

Pensé que sería más razonable. Igualmente hablaré con ellos. Lamento no tener casi nada que ofrecerles.

Hableles de sus condiciones de rendición. Allí si hay mucho que negociar.

Castellano lo miró con desprecio. Luego se retiró.

Luego contó su charla al propio Ezequiel,que no le prestó mucha atención y lo mandó a hablar con Eva.

Ella exigió ver a Manuel. Como Mario no podía hacer nada al respecto se retiró.

Por su parte, Manuel había despertado y pedía ver a Eva, sin éxito.

Finalmente, el jefe de la división, Héctor Paz , habló con ella y le dio un ultimátum.

Derogación de la Constitución o no vería a su esposo.

Sabe que no puedo hacer eso. Le ofrecí un plebiscito. Es todo lo que está a mi alcance.

Lamento que sea tan cabeza dura. Así no la liberaremos, ni verá a su esposo.

Fuera de allí , Tomás Moreno se había reunido con Nilda y con varios militares. Uno de los jefes explicó la situación. Tenían infiltrados en las filas de los sublevados y podían aprovechar esa ventaja para rescatar a ambos casi sin riesgos. Moreno aprobó la decisión .Se tomó una determinación. Rescatar a la presidenta y a Manuel .

Así se hizo. En un operativo relámpago un grupo de elite entró y sacó a los dos políticos ante el desconcierto de los sublevados, que no esperaban esa maniobra.

Poco después, y con un saldo de dos muertos y tres heridos, culminaba el rescate. Manuel fue trasladado a un hospital, por precaución y Eva lo acompañó.

Los rebeldes, desmoralizados, se habían rendido.

Horas después, los periodistas de los principales medios, esperaban ansiosos , la conferencia de prensa post- secuestro.

Eva explicó brevemente lo sucedido y anunció un plebiscito para aprobar o rechazar la nueva constitución.

¿Es necesario? Después de todo, los sublevados se han rendido — Preguntó Sandra Díaz, del canal estatal.

Reforzará la legitimidad de la nueva Constitución. Así que, sí, es necesario.

¿Era necesaria esta farsa? ¿para qué?— Intervino Martín Castro.

Sea más claro por favor.

Que usted hizo esto para lucirse y quedar como valiente. Todo fue una farsa.

le aseguro que las balas que les dispararon a mis soldados fueron muy reales.

Eso no lo dudo, pero los que murieron también eran sus soldados y murieron por su culpa. Si hubiera negociado …

Ellos nunca quisieron negociar.

¿por culpa de quién? Ah, otra cosa ¿su marido ya dejó de hacerse el enfermito?

Tuvo un infarto , según los médicos. Está en reposo.

y usted está aquí — Resaltó Magdalena— una buena esposa no dejaría solo a su marido.

No está solo. Y estoy aquí para cumplir con mi deber de informarles lo ocurrido . Eso es todo.

La presidenta siguió contestando preguntas por el lapso de una hora. Luego se fue al hospital en el que se encontraba Manuel.

Lucía muy cansada y él lo notó.

Debes dormir un poco — le reprochó.

Ella se sentó al borde de la cama y acarició sus cabellos.

Lo mismo digo yo, me diste un susto terrible.

El sonrió amargamente.

Dicen que no fue sólo el estrés, que había una condición previa. Debí ser más cuidadoso con mi salud. Perdóname.

Creo que ambos fuimos imprudentes esta vez — Señaló ella.

Finalmente el plebiscito se hizo y ganó el sí a la nueva constitución con cerca del 60% de los votos..

Hubo nuevas manifestaciones en contra , pero pronto se diluyeron . Por el momento la nueva Constitución estaba firme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Vendo mi cuerpo por ser delgad@

Lo que siempre deseaste conocer sobre medicina y nutrición

elpaisquerido

Una visión kirchnerista de la realidad nacional

SUMANDO MOMENTOS

Cuentos y Relatos

Geeks & Linux Atelier!

El Taller de GNU/Linux..., pero Chileno!

ScyKness

Biología, más que una ciencia.

Cristina, Buenos Aires

INICIATIVA POR BUENOS AIRES

Ssociólogos | Blog de Actualidad y Sociología

Blog de Actualidad y Sociología

Sudakia

(Sudakia es el camino)

Lo que ahora mismo pienso

"La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía." José Martí

laqk

Opiniones políticas. El blog de Alejandro Quijano - @AlejandroQuija

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

Informático de Guardia

Vivencias de un informático metido a profesor

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Sietesoles: Música y Literatura

Cuentos, canciones, y lo que tenga a bien producir mi cabeza.

Rey de reyes -Tigran el grande

La Causa Armenia y toda la que luche por su reconocimiento ,como los Derechos Humanos son BANDERAS DE REY DE REYES

EL FLAGELO DE LO CORRECTO

...de lo politicamente correcto

La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

Un día más en la dimensión descosida

¿Eres feliz? Computadora dice que es obligatorio ser feliz No ser feliz es traicion. La traicion se castiga con la muerte. ¿Eres feliz?

matreros1928

Just another WordPress.com site

El Sudaca Renegau

REBELION-CULTURA LIBRE-STREET ART-TEORIA SOCIAL-FOTOGRAFÍA-MUSICA

SOY LO QUE DEBERIA

-el ser, el tiempo, las palabras ¿acaso hay otra cosa?

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: