Cuentos de un mundo descosido

Cuentos de cuya autoría soy culpable

Aurora: la entrevista

Esa noche Aurora salió a pasear. Había grabado todo el concurso en vídeo sin que los demás lo supieran. Envió ese vídeo junto con una carta a una dirección que hubiera sorprendido a los magos: era la dirección de la FEJR, una fundación dedicada a la educación del público y de los medios de comunicación frente a los peligros de aceptar afirmaciones no probadas, y a apoyar la investigación de supuestos fenómenos paranormales en condiciones experimentales controladas científicamente.Lo hizo a nombre de Elizabeth Crown, el nombre que usaba para interactuar con los humanos comunes.
Nada más alejado de la intención de los magos que revelar su secreto a los sin magia. Tenían una posición ambivalente ante la Fundación: detestaban a los ilusionistas que se denominaban a sí mismos magos y que usaban trucos como parte de un show, pero detestaban más a los farsantes que pretendían tener poderes y engañaban a la gente… No podían denunciarlos sin revelar su secreto, así que apreciaban la labor de quienes los desenmascaraban. El premio ofrecido por demostrar poderes, en cambio, les parecía una broma: era muy poco dinero a cambio de perder el privilegio del secreto y el anonimato.

Aurora, sin embargo, pensaba que necesitaba una jugada fuerte para vencer al Consejo…

Al día siguiente dio a los alumnos la bienvenida de rigor. Luego les explicó que habrían algunos cambios. Detalló:

— Tengo la intención de dividirlos en tres grupos, no por edad, sino por sus cualidades como magos. Ariadna y Lilith se encargaran de examinarlos. Según su desempeño irán a uno de los tres grupos. Por comodidad los llamaremos grupo dorado, grupo rojo y grupo negro.

—¿El dorado es el de los mejores? — Preguntó uno de los chicos.

Lilith iba a retarle por hablar, pero Aurora la detuvo con un gesto:

— Cada grupo tiene sus cualidades. Por lo pronto deben saber que yo dirigiré el grupo rojo. No puedo decirles nada más.

Hubo protestas por lo bajo.

Aurora se volvió a Lilith y le dijo: ve a la sala 2. Ariadna ya está en la tres. La mujer obedeció en silencio. Luego, dirigiéndose a sus alumnos ordenó:

— Vayan con ella. Cuando terminen pasen a la Sala 3. Allí continuaran el examen.

Nuevas protestas siguieron a sus palabras.

— Después del examen tendrán el día libre — Agregó, y las protestas cesaron…

El examen transcurrió sin sobresaltos. Horas después todos los alumnos se habían ido y sólo quedaban las tres profesoras.

—Son alumnos brillantes — Comentó Lilith — Será difícil decidir.

— Eso no tiene que preocuparte. Yo lo haré — Fue la respuesta de Aurora.

— ¿Con las notas de ambas? — Preguntó Ariadna.

— Exactamente. Ahora, déjenme sola.

Ariadna se fue sin decir nada. Lilith dudó un poco y esperó unos momentos antes de irse. Aurora no le prestó atención, parecía absorta en su lectura.

Sólo cuando se hubo ido buscó entre los papeles de Ariadna una de las preguntas y revisó las respuestas: de acuerdo a ellas fue decidiendo a quienes poner en cada grupo. Aunque mintieran su respuesta le sería útil…

— Unos para lucirse, otros para investigar y algunos para la acción — pensó con cierta ironía.

Cuando tuvo listo todo llamó a Lilith y le ordenó publicar los resultados. También le comunicó que le tocaba el grupo dorado. Lilith dudó unos momentos:

— ¿No sería injusto que la dejara sola frente al grupo que le toca? ¿No preferiría que la asistiera en las clases?

— ¿Quién se haría cargo del grupo dorado, entonces? Usted misma lo dijo: son muy buenos, casi no necesitan ayuda. A menos que esté dudando de mi capacidad…

Lilith tembló y, muy nerviosa, jugueteó con su cabellera castaña:

— Claro que no. Todos sabemos que fue una de las mejores alumnas de este colegio…, yo no quise decir. Le pido disculpas por el malentendido. Sólo quería cumplir con mi deber.

— Y lo hará. Necesitaré ayuda con las tareas burocráticas.

—¡Claro! No se preocupe. Yo le ayudaré en cuanto usted necesite.

Aurora la miró con una semisonrisa burlona. Sin embargo Lilith no percibió ningún pensamiento negativo hacia ella. Se retiró pues a cumplir con su tarea.

Después entró Ariadna con cierto fastidio:

— Veo que ya se fue esa adulona.

Aurora sonrió y le dijo:

— Es una máscara que usa . En realidad vigila hasta mis pensamientos. A ti no te causará problemas porque eres una bloqueadora…

— Pero tú te expones mucho ¿Cómo sabes que no sospecha nada?

La sonrisa se hizo más ostensible:

— Además de telépata, soy una bloqueadora,Ariadna .Mi familia lo ocultó. Guardar secretos es una tradición familiar.

La mención a la familia hizo que el rostro de Ariadna se ensombreciera.

— Todavía no puedo creer lo que leí. Tu familia conspiró para quitarle a la mía su sitial en el consejo.

— Y desterró a tus padres al mundo de los humanos, sin poderes, envejeciendo como ellos…esa era el nefasto poder de mi madre, que yo heredé. Aunque no era el único, claro está.

Ariadna bajó la cabeza. Con voz débil preguntó:

— ¿Por qué me mostraste esto?

— Porque la memoria es el don de los vencedores y lo primero que se quita a los vencidos… Ellos no eran buenas personas, pero tenían razón en algo. Hay que cambiar al consejo. No pueden seguir estos magos espúreos que usan sus poderes sólo para enriquecerse…

La joven asintió. Pensativa, jugueteó con sus largos cabellos negros, para luego preguntar.

— ¿Crees que lo de tus padres no fue un accidente?

— Si lo fue, fue demasiado oportuno. Por eso hay que tener precaución con cada paso que demos. Hay que desenmascararlos frente a todos.

— ¿Cómo?

—Con la ayuda de Ceres. Ella está con nosotros.

— ¿No la habías aceptado a regañadientes? Supe que defendiste mi candidatura . Por cierto, debo pedirte perdón por dudar de ti…

— No lo hagas. Realmente sólo fingía defenderte, pero no te quería tan pronto en el Consejo. Habría sido muy obvio. Todos saben que eres mi aliada. Hilda no es tan conocida. Además no siempre se puede elegir a los aliados. Ya lo verás…

— A veces me pregunto si realmente estamos del mismo lado.

Aurora tomó su mano entre las suyas y le dijo:

— No lo dudes. Es una de las pocas cosas de las que puedes estar segura.

Pasaron los días. Las clases se desenvolvían normalmente. Lilith estaba convencida que tenía el mejor grupo y eso la distrajo un poco, hasta el punto que recibió reproches del consejo.

El consejo estaba desconcertado con la nueva metodología de Aurora. El grupo dorado practicaba mediante los métodos tradicionales y al máximo nivel de exigencia. El grupo negro hacía sólo ejercicios teóricos y el rojo sólo ejercicios de magia práctica. Al parecer no era más que un capricho de la nueva les señaló Hilda. Y todos estuvieron de acuerdo.

Por esos días Elizabeth Crown se reunió con un representante de la FEJR:

— Le agradezco su recibimiento, señor White, y que hayan visto el vídeo.

— Nos llegan miles. Son pocos los que acceden luego a una entrevista.

— Y menos aún los que aceptan el protocolo ¿No es verdad?

—Así es.

La mujer asintió sin mucho interés.

— Es mi turno: usted es astrónomo. No espero que me crea. Yo soy maga, bruja, hechicera o como prefiera llamarme. No una ilusionista que hace trucos, sino una auténtica maga.

—¿Dobla cucharas, tal vez?

Aurora se rió antes de contestar:

— ¿Para qué? No sirven cuando están dobladas—y continúo diciendo—: al igual que los del vídeo soy música, una bastante buena. Pero mis poderes van más allá de permitirme accionar los instrumentos sin tocarlos o alardear de tocarlos flotando en el aire. Puedo teletransportarme, tengo el don de la telepatía, y no envejeceré en siglos mientras usted será solo polvo para entonces…

— Eso es muy presuntuoso ¿Ve el futuro?

— Sólo el presente y el pasado inmediato. Usted, por ejemplo, olvidó su aniversario de bodas y su esposa va a enojarse mucho a menos que le de un buen regalo.

— Habló con mi secretaria…

— Puedo darle unas entradas para mi concierto de violín en esta ciudad. A su esposa le encantará. Ah, y usted me vio antes en los afiches de promoción. Una mera coincidencia…

— No está mal. Noto que insiste en recordarme que estoy casado.

— Y esta no es mi verdadera apariencia.

— ¿Se ha teñido el pelo, cirugías tal vez?

La respuesta fue una inmediata transformación frente a sus ojos: la joven pareció cambiar toda. Creció en altura, sus formas más bien regordetas se estilizaron y su rostro pareció rejuvenecer. También su pelo cambió de color (de castaño a blanco) y sus ojos. Si bien el hombre no tenía pensado mirarle los ojos, cuando lo hizo sufrió un sobresalto: uno era rojo y el otro amarillo.

La muchacha miraba con sorna su estupor mas que evidente…

— Mi verdadera apariencia como puede notar es demasiado llamativa y por eso prefiero una falsa para tocar frente a los humanos. De otro modo sería sólo un fenómeno de circo para ellos.

— No puede ser — murmuró White — Debe ser una broma.

— Pues no lo es…claro que haré las pruebas necesarias para mostrarles que mis poderes son reales. Supongo que los ilusionistas se harán cargo del protocolo.

— Sí, es la costumbre—. Dijo él mucho más calmo.

— Me parece bien. Entonces dígales que preparen todo y que yo prepararé a mis alumnos.

— ¿Alumnos?

— Sí, hay un colegio de magos. Legalmente funciona como un conservatorio, pero es porque nos gusta la privacidad.

— ¿Y usted enseña allí? Parece muy joven.

— Tengo 25 años aunque aparente menos de 20. Y aquí tiene las entradas. Su esposa se las agradecerá.

White hizo un gesto de disgusto:

— Lo hace a propósito.

—Es divertido. Por cierto, ¿Cuándo cree que estará todo listo?

— En dos semanas. Le enviaremos una notificación a la dirección que nos dio.

— Correcto— dijo y recobrando su anterior aspecto se puso de pie. Saludó con una inclinación de cabeza y se retiró. White quedó mirando fijamente la puerta, con las entradas en la mano…

Esa noche fue a su casa y le mostró a su esposa las entradas. Esta se mostró emocionada y le explicó que eran muy caras, y que no podía creer que hubiese gastado tanto. Él se cuidó de decir que las obtuvo gratis.

Fueron a la función y White se durmió mientras su esposa escuchaba extasiada. Se despertó con los aplausos. Nunca pudo entender que gracia le encontraban a la música clásica. Miró a la joven que agradecía los aplausos y se dijo que tal vez sería más interesante como maga.

Su esposa quedó muy feliz por el regalo y se encargó de demostrárselo más tarde. Él pensaba en la muchacha mientras lo hacían…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Vendo mi cuerpo por ser delgad@

Lo que siempre deseaste conocer sobre medicina y nutrición

elpaisquerido

Una visión kirchnerista de la realidad nacional

SUMANDO MOMENTOS

Cuentos y Relatos

Geeks & Linux Atelier!

El Taller de GNU/Linux..., pero Chileno!

ScyKness

Biología, más que una ciencia.

Cristina, Buenos Aires

INICIATIVA POR BUENOS AIRES

Ssociólogos | Blog de Actualidad y Sociología

Blog de Actualidad y Sociología

Sudakia

(Sudakia es el camino)

Lo que ahora mismo pienso

"La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía." José Martí

laqk

Opiniones políticas. El blog de Alejandro Quijano - @AlejandroQuija

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

Informático de Guardia

Vivencias de un informático metido a profesor

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Sietesoles: Música y Literatura

Cuentos, canciones, y lo que tenga a bien producir mi cabeza.

Rey de reyes -Tigran el grande

La Causa Armenia y toda la que luche por su reconocimiento ,como los Derechos Humanos son BANDERAS DE REY DE REYES

EL FLAGELO DE LO CORRECTO

...de lo politicamente correcto

La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

Un día más en la dimensión descosida

¿Eres feliz? Computadora dice que es obligatorio ser feliz No ser feliz es traicion. La traicion se castiga con la muerte. ¿Eres feliz?

matreros1928

Just another WordPress.com site

El Sudaca Renegau

REBELION-CULTURA LIBRE-STREET ART-TEORIA SOCIAL-FOTOGRAFÍA-MUSICA

NO SOY LO QUE DEBERIA, el blog de Nilda

-el ser, el tiempo, las palabras ¿acaso hay otra cosa?

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: