Cuentos de un mundo descosido

Cuentos de cuya autoría soy culpable

El viaje de Nadia: la visita a un extraño mundo

Delante de ellos se abrió una especie de portal. Él arrastró a Nadia y juntos cruzaron el portal.

Del otro lado sólo había oscuridad. O al menos, eso fue lo que pensó Nadia al mirar a su alrededor. Luego notó que había a lo lejos pequeños enjambres de lucecitas blancas.

¿Qué es este lugar?

El lugar al que nos ha destinado Emmanuel.Esas luces que ves son seres como yo. Esa es nuestra verdadera forma. Tomé esta apariencia para comunicarme mejor contigo. Puedes llamarme Ariel.

Aún no entiendo porqué me has traído a este lugar…

Es muy simple. Mi hermano mayor me envió para que consiguiera un humano. Tal vez te suene extraño, pero Emmanuel logró que el Demiurgo nos encerrara aquí. Y no sólo eso: todos los que aquí están viven en una pesadilla constante sin poder despertar. El único que logró despertar fue mi hermano. Él me despertó a mí y me envió a buscar un humano. Yo te encontré a ti. No tuve mucho tiempo para buscar…

Vaya elogio, y ¿Qué esperas que haga?

Emmanuel vendrá pronto. Tú irás con él y debes buscar al Demiurgo, el creador de todos nosotros y convencerlo de que nos libere…,no importa como lo logres…

Parece peligroso ¿Por qué haría yo semejante cosa?

La mirada del joven se tornó amenazadora y su voz sonó dura:

Porque es tu única posibilidad de sobrevivir, no ya digamos de volver a tu hogar.

Entiendo— murmuró Nadia.

Mientras hablaban siguieron caminando: a su alrededor había cada vez más luces, tantas que costaba esquivarlas.

De repente, llegaron a un claro.Una luz de mayor tamaño que las demás estaba allí. Parecía estar esperando. Cuando se acercaron a ella la luz adquirió forma humana. La de un joven rubio, alto y de ojos azules.Nadia pensó que había algo terrible en aquellos ojos.

Cuando habló, sin embargo, su voz resultó singularmente bella. Se dirigió a Ariel, ignorando por completo a Nadia.

¿Trajiste a la humana? ¿le explicaste su misión?

Lo hice.

Bien. Emmanuel ya está a punto de llegar.

Si querías un humano ¿por qué no lo buscaste tú?— Preguntó a su vez, Nadia.

La única respuesta fue una mirada de desprecio.

Ariel parecía incómodo pero tampoco dijo nada.

En ese momento una luz muy brillante detrás de Nadia. Cuando ella se dio vuelta, la luz había tomado forma humana. Para su sorpresa, el recién llegado era idéntico al hermano mayor de Ariel.

¡Qué extraño pasatiempo, Samael! ¿Traes humanos a este lugar para que hagan turismo?¿Y tú Ariel, volviste a escaparte? Debo vigilarte con más cuidado.

Nadia observó con curiosidad al recién llegado. Sus palabras eran risueñas pero sus ojos brillaban de ira.

Samael no asustó. Por el contrario, lo retó aduciendo:

¿Tienes miedo por la presencia de un simple humano? No podría sacarnos de aquí ni aunque quisiera o salir por su cuenta.¿Crees que el Demiurgo te castigará?

No tengo miedo a nada ni a nadie. Y el Demiurgo sabe que soy leal, no como tú.

Demuéstralo.

¿Cómo?

Lleva a esta humana al exterior y muestrale nuestro mundo. Después tu decides si la quieres devolver a su mundo o no.

No sé que te propones, pero acepto,— murmuró mirando a Ariel, este quiso huir, pero con un gesto de su mano, Emmanuel lo paralizó. Luego hizo lo mismo con Samael. Después dirigiéndose a Nadia le ordenó:

Ven conmigo.

Con un movimiento de su mano abrió un portal y ambos lo cruzaron.

Del otro lado había una especie de neblina.

Cruza tú sola—, le ordenó Emmanuel.

Nadia obedeció sin hacer preguntas. Mientras caminaba por la niebla sintió que sus recuerdos se desvanecían. Luchó por concentrarse en unas pocas cosas, pero se le escurrían. Al llegar al otro lado se sintió confundida. No sabía quién era, ni de donde venía.

El lugar estaba lleno de luces de distintos colores, la mayoría de ellas blancas. Una luz de color verde pálido se acercó a ella y revoloteó a su alrededor.

Nadia le miró sin comprender. Finalmente la luz se corporizó frente a ella. Era una joven de largos cabellos rubios y ojos verdes.

Me llamo Gabriel— le dijo— ¿Quién eres tú?

No lo recuerdo.

¡Ah! Eres uno de los recién llegados. Ven: te mostraré el lugar.

Nadia le siguió. El lugar tenía construcciones flotantes muy raras y a lo lejos había un palacio más grande que el resto. Las luces revoloteaban por allí y se reunían en pequeños grupos…

Este lugar fue creado por el Demiurgo, al igual que nosotros— iba diciendo la joven.

Hubo un brillo extraño en los ojos de Nadia. Pero se limitó a preguntar:

¿Quién es el Demiurgo? ¿Dónde está?

Es el creador de todo lo existente. Vive en ese palacio grande que ves allá. Sale muy poco.

¡Qué lástima! Me hubiera gustado conocerlo.

A mí también. Sólo Emmanuel lo ve de vez de vez en cuando.

¿Y porque no tienen escaleras?— Preguntó Nadia cambiando de tema.

Gabriel se rió ante la pregunta:

No las necesitamos. Podemos volar.

Pero son muy decorativas— sugirió Nadia.

Mientras caminaban se iban acercando al palacio grande.

Gabriel hizo un gesto y unas largas escaleras aparecieron frente a sus ojos en dirección al gran palacio.

Queda muy bien ponderó Nadia para luego comenzar a correr en dirección en al palacio.

¡No puedes ir allí !— gritó Gabriel— ¡El Demiurgo puede molestarse!

Nadia la ignoró y siguió corriendo.Pero en ese momento se interpusieron en su camino Emmanuel y una miríada de luces azules.

Debí desconfiar de una invitada de Samael. No puede permitirte molestar al Demiurgo con tu presencia.

Nadia sonrió y descalzándose tomó una de sus zapatillas y se la lanzó a la cara. Luego, antes de que reaccionara le lanzó la otra y pasó corriendo entre ellos que permanecieron en sus lugares paralizados.

Mientras corría oyó el grito furioso de Emmanuel.

¡Deténganla! Es peligrosa…

Nadia siguió corriendo, esquivando sus ataques hasta que uno le alcanzó en la pierna derecha y la hizo caer.

Ya en el suelo escuchó a Emmanuel decir:

No puedo dejarte vivir.

Nadia tembló asustada. Pensó que nada podría salvarla.

Pero el golpe de gracia no llegó. Gabriel se interpuso reprochando a Emmanuel su actitud.

¿Por qué haces esto? Ella no es peligrosa. Sólo quería ver al Demiurgo.

No se puede estar molestando al Demiurgo porque sí…

Eso debe decidirlo él ¿No crees?— Respondió Gabriel, desafiante.

Emmanuel estaba furioso. Las demás luces a su alrededor se apartaron…Entonces Nadia habló:

El Demiurgo no puede decidir nada. Porque o no vive en ese lugar o no existe. Sólo tienen la palabra de Emmanuel como prueba y él teme que descubran que ha mentido.

¡Cómo te atreves!

Déjala hablar— intervino Daniel.

Es muy simple: llevan mucho tiempo trayendo gente como arte de su juego. El juego de Emmanuel y Samael que son los únicos que saben la verdad. Los demás, como Ariel, creen que haciendo esta pantomima llamarán la atención del Demiurgo. Sólo ellos saben que nunca vendrá…,y mientras tanto se divierten. Aunque dudo que los que están atrapados en la oscuridad compartan su diversión.

¿De qué oscuridad habla?Responde,Emmanuel.

Yo te lo explicaré— dijo Ariel apareciendo frente a ellos.

Volviste a escapar— le reprochó Emmanuel.

Es mi especialidad— Se ufanó Ariel—.La oscuridad es el lugar donde Emmanuel encierra a quienes no le agradan. Supuestamente Samael estaba encerrado con nosotros pero ahora veo que los dos trabajaban juntos.

Estás arruinando toda la diversión — se quejó Samael apareciendo en ese momento.

¿De verás? Sospecho que la pantomima te aburría… llevan siglos repitiéndola—.Acusó Ariel.

Samael se encogió de hombros. Gabriel aprovechó para reclamar:

Deben liberar a los que siguen atrapados. Eso no es un juego.

Emmanuel quiso protestar pero vio como las demás luces rodeaban a Gabriel, como aprobando su pedido

Está bien— Capituló.

Poco después las luces blancas que Nadia había visto en la oscuridad revoloteaban por todas partes . Pero no pensó mucho en ello.Se sentía muy débil por la sangre perdida…

Gabriel se acercó a ella: se asustó al verla tan pálida.

No te preocupes—dijo— yo te curaré. Una luz blanca brotó de sus manos y la herida de Nadia sanó al instante. Sorprendida, se preguntó como funcionaría ese mecanismo…

Lo que no entiendo es porque no perdiste la memoria— dijo Ariel mirándola pensativamente.

Por un momento funcionó. Fue la mención al Demiurgo lo que me hizo recordar todo.

Supongo que quieres volver a tu mundo.

Claro que sí.

Pero nadie te quiere allí— le recordó Ariel.

Está mi familia, y es mi mundo después de todo…

Gabriel asintió:

Tienes razón.

Con un gesto abrió un portal y Nadia cruzó.

Sin poder creer aún todo lo sucedido se encontró caminado rumbo a su casa…sin sus zapatillas…

Gabriel permaneció inmóvil unos momentos. Su brillo se opacó por unos instantes. Junto a ella Ariel pareció entender.

¿La extrañas, verdad? No te preocupes. Pronto descubrirá que ya no encaja en su mundo. Querrá volver y cuando eso ocurra yo la traeré de vuelta…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Vendo mi cuerpo por ser delgad@

Lo que siempre deseaste conocer sobre medicina y nutrición

elpaisquerido

Una visión kirchnerista de la realidad nacional

SUMANDO MOMENTOS

Cuentos y Relatos

Geeks & Linux Atelier!

El Taller de GNU/Linux..., pero Chileno!

ScyKness

Biología, más que una ciencia.

Cristina, Buenos Aires

INICIATIVA POR BUENOS AIRES

Ssociólogos | Blog de Actualidad y Sociología

Blog de Actualidad y Sociología

Sudakia

(Sudakia es el camino)

Lo que ahora mismo pienso

"La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía." José Martí

laqk

Opiniones políticas. El blog de Alejandro Quijano - @AlejandroQuija

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

Informático de Guardia

Vivencias de un informático metido a profesor

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Sietesoles: Música y Literatura

Cuentos, canciones, y lo que tenga a bien producir mi cabeza.

Rey de reyes -Tigran el grande

La Causa Armenia y toda la que luche por su reconocimiento ,como los Derechos Humanos son BANDERAS DE REY DE REYES

EL FLAGELO DE LO CORRECTO

...de lo politicamente correcto

La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

Un día más en la dimensión descosida

¿Eres feliz? Computadora dice que es obligatorio ser feliz No ser feliz es traicion. La traicion se castiga con la muerte. ¿Eres feliz?

matreros1928

Just another WordPress.com site

El Sudaca Renegau

REBELION-CULTURA LIBRE-STREET ART-TEORIA SOCIAL-FOTOGRAFÍA-MUSICA

SOY LO QUE DEBERIA

-el ser, el tiempo, las palabras ¿acaso hay otra cosa?

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: